Lugares con memoria

Click here for the English version

Lugares con memoria es una instalación colaborativa y participativa que establece una metáfora sobre la transmición de la memoria traumática y fomenta el quiebre del silencio. La obra se compone de 40 collages translúcidos que representan lugares de la V Región que funcionaron como centros de detención y/o tortura durante la dictadura. Imágenes de lugares anónimos, representados con tintas planas y gráfica sintética solo pueden funcionar como un eco, o quizás un espectro de los lugares que han caído en el olvido. Muchos de los espacios han cambiado de dueño y función, convirtiéndose en lugares a veces privados, otras veces de uso habitacional o incluso en complejos comerciales. Otros siguen ahí, pero su historia permanece oculta incluso para quienes los habitan cotidianamente, como es el caso de la mayoría de las Comisarías de Carabineros que aparecen en la lista. Independiente de cual sea su condición actual, son pocos los lugares cuyos ocupantes actuales se hacen cargo de su historia. Sin embargo, fueron muchas las personas que pasaron por ellos privadas de libertad.

Este proyecto apunta a abrir preguntas sobre cómo recordamos, qué tanto estamos dispuestos a recordar y qué nivel de incomodidad se genera al darnos cuenta que muchos de estos espacios forman parte de nuestra rutina diaria. También viene a lugar preguntarse qué tan dispuestos estamos –como espectadores- a comunicarnos y dialogar entre nosotros e interactuar con la obra. Por otra parte, este trabajo pretende ir al rescate de una memoria al borde del olvido, incluso a veces ya destruida por completo. Así, tal y como nuestra sociedad, la instalación se mantiene en silencio (a oscuras). Solo mediante la comunicación y colaborción entre los miembros de la audiencia y la interacción con la obra se hace posible visualizar adecuadamente las imágenes y quebrar la dinámica del olvido. Este proceso se evidencia en 2 aspectos del proyecto: En primer lugar, fue financiado mediante una campaña de financiamiento colectivo, por lo que es la misma comunidad la que precipita la existencia de la obra. Por otra parte, la instalación misma solo se activa cuando los espectadores colaboran entre ellos. Si uno pedalea, las luces se encienden y el otro puede ver la muestra. La comunicación y el respeto mutuo permiten la transmisión de la memoria. De lo contrario, solo hay una sala a oscuras.

 

 

Nuestros auspiciadores:

 

lee-filters

djpositivoimage001

 

 

 

 

 

 

 

Así fue nuestro proceso de financiamiento:

Lugaresconmemoria2.1 from Francisca Alsua on Vimeo.

Si quieres más información del proyecto, puedes leer a continuación…DESCRIPCIÓN DEL PROYECTOLugares con memoria es una instalación interactiva que se exhibirá en el Parque Cultural de Valparaíso desde diciembre de  2016. En el interior de una sala se montarán 60 collages realizados con gelatina de iluminación sobre planchas de acrílico transparente que muestren distintos lugares de detención durante la dictadura de Pinochet en la V Región, Chile. Cada uno de estos collages estará iluminado individualmente. Las luces estarán conectadas a un generador alimentado por una bicicleta al exterior de la sala. Así, para encender las luces, hay que pedalear en la bicicleta. “Así, para poder ver la instalación, se dependerá de una colaboración entre quien pedalea y quien ve la muestra.”

Sobre las imágenes

Las imágenes representan vistas actuales de fachadas de lugares que operaron como centros de detención durante la dictadura de Pinochet (1973-1989). El objetivo de esta operación es traer a la luz y acercar a nuestra experiencia dichos sucesos. Muchos de estos lugares son espacios comúnmente visitados (como comisarías de Carabineros). Muchos otros han sido demolidos y en su lugar ahora existen centros comerciales (como es el caso del Portal el Belloto). Al entender el pasado de estos lugares y contrastarlos con la cotidianeidad de su presente, nos vemos obligados a pensar en lo real e inmediato de algo que para muchos de nosotros puede parecer muy lejano. Acá mismo, donde se muestra esta instalación, hace 40 años se torturó a gente . Esa inmediatez de conocer y habitar el lugar nos obliga a establecer una conexión con nuestra historia que se basa en la empatía y la experiencia personal por sobre un conocimiento derivado de la imaginación o incluso de la ficción.

Proceso de creación de los collages:

 

Sobre la bicicleta

La instalación estará siempre en un estado pasivo, lo que quiere decir que las luces dentro de la sala siempre estarán apagadas. Al pedalear en la bicicleta se activará un mecanismo que encenderá las luces, y por ende, permitirá ver las imágenes. Debido a que la bicicleta estará al exterior de la sala, un espectador solo no podrá activar las luces (pedalear) y ver las imágenes simultáneamente. La instalación está diseñada para que los espectadores deban colaborar entre ellos para ver la muestra, turnándose para pedalear y ver. Esta colaboración se convierte en una metáfora de cómo transformamos memoria en historia. Tenemos que compartir experiencias, escucharnos y respetarnos. Así, todos aprendemos de nuestro pasado. De esta manera, la bicicleta crea 3 instancias para el espectador: La instancia del silencio. Un espectador va a ver la muestra solo, no comparte ni se comunica con nadie, y por lo tanto solo ve una sala oscura. La memoria no se transmite y todo sigue igual. La segunda instancia es una de interés. El espectador interactúa con la instalación y pedalea. Sin embargo, al no interactuar, la luz se prende en vano. Él sabe que algo sucede dentro de la sala, pero lo alcanza a ver bien. El esfuerzo de la memoria no sociabilizado es en vano. La tercera instancia es la de cooperación: El espectador se comunica con otro, hay una interacción y deciden colaborar para que ambos puedan ver la muestra. Es con esta comunicación y empatía donde se genera diálogo y el eventual  traspaso de memoria.

Fundamentos

A 40 años del golpe militar, ya podemos entender bastante sobre cómo funcionaba la dictadura chilena y porqué fue tan exitosa como para durar por 16 años. Una de las razones más importantes es que funcionó como una dictadura terrorista. Esta figura consolida su poder por medio de la intimidación extrema, y por ende, desde el silencio. Así, este se convierte en una de las armas más fuertes de la dictadura, y esto ocurre en dos ámbitos: El intimidatorio; la gente que conoce lo que sucede (torturas, arrestos, desapariciones y asesinatos) calla por temor a ser arrestada por el estado. En un segundo ámbito, la gente que no conoce esta realidad desacredita los rumores pensando que ese nivel de atrocidades simplemente no puede ocurrir en Chile. La dictadura oprimió nuestra memoria colectiva, y el silencio y la desconfianza se instauraron como pilares de nuestras interacciones sociales. Para las personas que no se opusieron al régimen durante la dictadura, o para quienes no la vivimos durante una edad de conciencia, es sólo con el gradual transcurso de la transición cuando realmente escuchamos el significado de la frase ‘no me olvides’ y comenzamos a activamente reconstruir nuestra memoria nacional, siendo este el único camino para superar el trauma.

El objetivo de esta obra es aludir a cómo hemos silenciado la memoria desde el despojo del carácter traumático del lugar. Así, las imágenes coloridas y seductoras en realidad representan lo eficiente que fue la dictadura al silenciar la memoria hasta el día de hoy. Sin embargo, la actividad de re-visitar y representar estos lugares como se ven hoy permite al espectador vincularlos a su pasado traumático y así reactivar la memoria. Desde este punto de vista, el trabajo no celebra el lugar, por el contrario, lo contrapone con su pasado y critica su silencio. En un segundo nivel de lectura, el trabajo pretende crear una metáfora sobre la reconstrucción de la memoria. La bicicleta permite establecer un discurso social frente a la acción de rescatar la memoria. La transmisión de memorias personales actúa como un quiebre en el silencio y así ayuda a la construcción de una memoria colectiva, siendo esta una necesidad para vencer al olvido y finalmente superar el trauma de la dictadura.